ideas de gatos‎ > ‎

¿Un gato de Tasmania? ¿Aquí?

publicado a la‎(s)‎ 11 feb. 2015 4:57 por Anca Balaj   [ actualizado el 27 sept. 2015 4:19 ]


Te preguntarás cómo ha podido llegar un gato de Tasmania hasta aquí. Yo también me lo he estado preguntando, sobre todo teniendo en cuenta lo pequeño que era Otto cuando apareció: tan solo contaba con tres semanas de edad. Es cierto que los gatos de tres semanas ya saben andar, pero teniendo en cuenta que Tasmania está en la otra parte del mundo y que hay océanos y continentes de por medio, la cosa sigue pareciendo misteriosa.

Tras mucho observar al pequeño Otto, he descubierto que los gatos de Tasmania tienen debilidad por las verduras y en particular por el brécol. Como te lo cuento, es ver un trozo de brécol y pierden la cabeza, ya no saben ni donde están, ni cómo se llaman, ni recuerdan las buenas maneras que hayan podido aprender de pequeños. Sin duda este conocimiento te será útil si tienes un gato de Tasmania, cuando veas que arrasa con todo y tu casa corre peligro de demolición, saca un trozo de brécol y tíraselo: el gato de Tasmania se olvidará de todo lo demás. Yo siempre tengo brécol en casa, para cuando haya emergencias de este tipo. 

Mi teoría sobre el extraordinario viaje del pequeño Otto es la siguiente: andaba él por su Tasmania natal (seguramente se trataría del salvaje oeste de Tasmania) cuando vio un barco cargado de brécoles (y puede que otras verduras) cuyo destino era España. Subió al barco, se lió a jugar entre los contenedores y... a la que se dio cuenta había aparecido en la otra parte del mundo. Esta teoría viene a ser reforzada por el hecho de que apareció en una ciudad con puerto. Lo que no me explico es cómo el barco llegó entero a puerto, la única explicación posible es que Otto estuviera entretenido con la verdura durante toooodo el viaje.