ideas de gatos‎ > ‎

Gato, loro y koala

publicado a la‎(s)‎ 19 mar. 2015 5:45 por Anca Balaj   [ actualizado el 27 sept. 2015 4:19 ]


A veces me gustaría escribir más, me encantaría poder contar aquí todo lo que un gato de Tasmania es capaz de hacer, pero tienes que saber que para mí escribir es ahora una de las tareas más difíciles, tan sólo superada por la tarea de cocinar. 

Tiempo atrás no tenía estos problemas, pero desde que vivo con Otto, las cosas se han complicado mucho en mi casa. Seguro que ahora mismo me imaginas cómodamente sentada frente al ordenador, dejando volar las palabras... ¡Error! La realidad es que, sí, estoy frente al ordenador, pero 
Otto está conmigo, subido al hombro como si fuera un loro, mientras observa todo lo que escribo y lo que no. Creo que no sabe leer todavía, pero a veces tengo dudas, porque lo observa todo con demasiada atención. Otras veces, me hago la lista y  me pongo a escribir a mano, para que no se me suba al hombro a cotillear. Funciona, es cierto, ya no se sube para observar; en cambio se engancha a mi brazo derecho, como si fuera un koala y ahí se queda hasta que acabo.

¿Tienes idea de lo difícil que es hacer la letra a con un gato de  cinco kilos rodeando tu brazo como si fuera una pulsera?

Lo importante de todo esto que te cuento es que aquí tienes las dos primeras pistas para saber si tu gato es o no es de Tasmania:

  1. Un gato de Tasmania es muchos animales al mismo tiempo: loro, koala, mono, perro, pez, ardilla, saltamontes... (por cierto ¿sabrías dibujar un animal así?)
  2. Hagas lo que hagas, un gato de Tasmania SIEMPRE está contigo; sí, en la ducha también te acompaña.

Seguiré dándote pistas aquí. Tal vez descubras que tu gato también ha venido de Tasmania.